Hace meses que nos inquieta una cuestión, tan básica como compleja. Queremos ayudar a preservar la esencia de la Ibiza mágica, la que enamora, la que atrapa….

Y nos preguntamos ¿Donde está la verdadera esencia de la isla?, ¿Cómo podemos cuidar de ella si ni siquiera podemos encontrarla y definirla? ¿Es una energía etérea que nos atrapa? ¿Es un modo de vivir? Y si es así, ¿De dónde procede?

En Ibiza recalan aquellos que pueden optar por cualquier rincón del mundo, los más famosos, los más ricos, los más guapos. ¿Es tal vez una isla glamurosa por excelencia? Si fuera así ¿Por qué encontramos a tantos y tantos que ni ricos, ni guapos, ni famosos,  sin embargo declaran convencidos, vivir en el paraíso?

¿Es una tierra cuyo espíritu atrae a los más rebeldes, como a piratas en la antigüedad o hippies contemporáneos? ¿Por qué hay tantos artistas, músicos, artesanos y creativos en general?

Hemos buscado y preguntado a todo el que nos hemos cruzado: a los hippies viejos, a los neo hippies, a los payeses que llevan en sus caras los surcos de la tierra roja de Ibiza, a pescadores que nunca han salido de la isla, a escultores, naturalistas y diseñadores. Sólo hemos encontrado pistas, que definen sin definir el espíritu de las gentes de Ibiza y la esencia de su legado……

Respetan el pasado y a quienes habitaron en él. Viven en el presente porque entienden la vida como un regalo del universo. Aportan cuanto pueden al futuro cuidando de su entorno y educando a sus hijos en una nueva conciencia.

Son gentes que han mirado en su interior y se han encontrado consigo mismo. Son quienes realmente quieren ser y hacen lo que realmente quieren hacer. Son asertivos, manifiestan con cariño y respeto lo que quieren y lo que no quieren en sus vidas.

Sonríen, son afables, viven entre hermanos, buscando la armonía entre razas, sexos, religiones, lenguas y costumbres. Respetan y son tolerantes. Se aceptan   y aceptan a los demás tal como son. Pero por encima de todo, viven y dejan vivir.

¿Es tal vez el respeto y la tolerancia ancestral, de un pueblo que fue tolerante mucho antes de que la tolerancia se pusiera de moda?  Un pueblo en el que conviven desde hace décadas, gentes de todos los rincones del mundo, ibicencos alemanes, ibicencos belgas, argentinos, marroquíes, budistas, cristianos, ateos, transexuales, deportistas, ricos y pobres. Gentes de Ibiza que o viven en la isla o asisten puntuales a su cita con ella. Atrapados para siempre en las redes de este mosaico mágico.